¿Cómo realizar una mesa río con resina epoxi?

Las mesas río son piezas artísticas únicas que recuerdan un río bajando entre las dos márgenes de un cañón. Estas obras de arte se consiguen por la combinación entre la madera, un material natural y bruto, y la resina, un material técnico sorprendente que se transforma al gusto.

 

 

 

 

¿Cómo elegir el tipo de madera para el proyecto de la mesa epoxi?

Cada especie de madera (roble, populus, castaño, pino, douglas…) tiene diferentes características y algunas son más recomendables que otras.

De hecho, algunas maderas son más porosas que otras, y tienen una mayor tendencia a «beberse» la resina y a expulsar burbujas de aire.

Se recomienda utilizar una especie de madera como el arce, el avellano, el olivo.

Las maderas más porosas, como el pino, por ejemplo, están desaconsejadas.

Además, la madera se selecciona dependiendo de su espesor, su precio, su forma, sus motivos y su color, más o menos claro. Por supuesto, se puede tintar la madera con un Lazure para darle color u oscurecerla, y así, contrastará mejor con la resina epoxi de color.

Lo más normal es utilizar la madera procedente de la raíz y de la base del tronco, con un corte transversal.

 

 

Preparación de la madera:

Corte y secado:

Es muy importante tener una madera totalmente seca. El secado de la madera puede ser de hasta 1 año después del corte.

Las láminas deben ser completamente planas. Por tanto, habrá que llevarlas a un carpintero o ebanista para conseguir unos cortes de calidad.

Cuando tengamos la lámina elegida, se puede cortar la longitud deseada: Cada mitad se girará y los bordes planos se colocarán a cada lado del molde para así dar forma a los bordes de la futura mesa.

Limpiar:

Hay que preparar meticulosamente la madera, retirando la corteza y lijando la superficie y los bordes. Para eliminar los restos del lijado y el polvo se aplica aire comprimido.

Estabilizar:

La madera es un material poroso que tiene cavidades y fisuras: Cuando se recubre con una resina epoxi, suele expulsar el aire en forma de burbujas.

Para prevenir la formación y la reclusión de burbujas en la resina epoxi durante su endurecimiento, se aplica una capa de imprimación por toda la madera. Para ello se utiliza:

– nuestro barniz al agua (secado muy rápido)

– la resina epoxi Resoltech 1010 soluble en agua y multiusos

Con el pincel hay que empapar y tapar generosamente todas las cavidades. Esto también va a prevenir las fugas a través de las ranuras y fisuras de la madera.

En esta fase también se puede aplicar un Lazure tintado si vemos que el tono de la madera es demasiado claro.

 

 

Preparar el molde:

Se realiza una estructura para que contenga la resina epoxi, el molde.

Este debe ser perfectamente resistente al agua y cerrarse con dos sargentos, ya que la resina es líquida y tiene tendencia a gotear fácilmente si el molde no es hermético. La paredes del molde de melamina y el fondo deben estar recubiertos de un adhesivo de PVC brillante y resistente para facilitar el despegue.

 

 

Los troncos de madera deben estar sujetos para evitar que se muevan o que «floten» después del moldeo.

Se pueden aplicar varias líneas de silicona para que eviten los posibles reboses del moldeo, y después eliminarlos.

Verter la resina epoxi:

Se recomienda aplicar una primera capa de resina de 5 milímetros en el molde, antes de colocarlo en la madera y fijarlo. Esto permite evitar la formación de bolsas de aire y también de las posibles fugas durante el moldeo.

Para esta capa, se puede utilizar la resina epoxi Resoltech 400 que permite un secado rápido y un espesor de 1 o 2 cm.

Cuando se haya endurecido parcialmente y se pueda clavar la uña, se puede verter la resina.

Para realizar una mesa río con un espesor de varios centímetros, se recomienda la resina WWA ya que es una resina «lenta» en el tiempo de secado y permite hasta 16 cm de profundidad en una sola capa con un resultado totalmente transparente y sin retracción al endurecerse.

 

 

Conseguir un moldeo epoxi:

La técnica es fácil, sin embargo, hay que respetar dos puntos críticos:

1 – La mezcla:

De la precisión y de la cantidad de la mezcla entre la resina y el endurecedor dependerá el endurecimiento de la resina.

Realizar una mezcla precisa, «en peso» y no «en volumen» con la ayuda de una báscula de precisión.

Para que se produzca la reacción química de polimerización, se tienen que mezclar todas las partículas del endurecedor con todas las partículas de la resina.

Para ello, hay que utilizar un bote redondo y una regla, para mover con insistencia rascando bien los bordes y esquinas del bote.

La mezcla se puede poner en un segundo bote para así conservar solo el «producto mezclado» y deshacerse del produzco no mezclado que queda en las paredes.

 

 

2 – El espesor y la temperatura:

La resina epoxi produce un fenómeno de exotermia durante el endurecimiento: la reacción desprende una cantidad de energía en forma de calor. Cuanto mayor espesor, mayor calor emitido (por encima de 250°C). Con un espesor superior a 16 cm, el calor no puede escaparse.

La forma influye en la manera en la que se escapa el calor:

Una temperatura ambiente baja ralentiza el endurecimiento, mientras que una temperatura más alta acelera el endurecimiento y aumenta la exotermia.

De igual modo, cuanto mayor es el espesor, más rápido se endurece la resina. Y al contrario, cuanto más fino, más lento es el endurecimiento.

Hay que evitar a toda costa un aumento demasiado alto de la temperatura y prestar mucha atención a la temperatura ambiente, a la temperatura del producto (la resina), a la forma y a la profundidad del moldeo e incluso al material que forma el molde. Por ejemplo, una temperatura ambiente con algunos grados de más puede tener consecuencias en los defectos de la resina endurecida: amarillento, retirada, grietas…

Moldeo de una mesa río:

Con la resina epoxi WWA para un espesor de resina de 5 cm habrá que trabajar en una sala con aire acondicionado y una temperatura ambiente entre 20 y 24°C.

Para un moldeo muy espeso, es mejor elegir una temperatura más baja que permitirá un tiempo de endurecimiento más prolongado.

Si se tiene una temperatura ambiente muy alta, la solución es añadir el moldeo en varias veces, con un menor grosor y realizar un lijado con una esponja abrasiva entre cada capa para crear el agarre.

 

 

Secado:

El secado (polimerización) en la resina epoxi WWA se hace en 24/48 h. El endurecimiento óptimo se consigue pasados 14 días.

Para acelerar el endurecimiento, se puede calentar el moldeo una vez seco, durante una noche a 40°C.

Personalizar la resina epoxi con colores y nácares:

Las tintas:

Gracias a las tintas Candy epoxi se puede tintar la resina en la masa: se trata de colorantes supertranslúcidos y ultraconcentrados que se añaden a la mezcla epoxi en una pequeña cantidad. Existe una veintena de colores, desde turquesa a rojo, pasando por el negro, el violeta, el verde limón o incluso el azul cobalto. También hay disponibles tintas de tipo opaco.

Los nácares en polvo:

Se trata de polvos ultrafinos y con una base de mica que se utilizan como «carga» para dar un efecto irisado.

 

 

 

Se pueden añadir unos 25 g de nácares por litro de mezcla para crear una resina colorida y brillante.

Existen numerosos tipos de nácares, transparentes, opacos y de colores.

(Véase la carta de 48 colores de nácares Stardust®)

 

 

Se pueden utilizar nácares y colorantes para proporcionar efectos visuales extraordinarios.

 

 

Acabado:

La resina WWA proporciona una superficie ultradura y brillante. Sin duda se puede barnizar o realizar un lijado con una pulidora y pasta para pulir, para aumentar el brillo y eliminar los posibles defectos. 

Hacer una mesa luminosa con un moldeo fosforescente:

Los pigmentos fosforescentes o fotoluminiscentes (sinónimo) almacenan la luz y la expulsan poco a poco en forma de fosforescencia.

De día son blanquecinos, y en la oscuridad, luminosos y coloridos.

También existe una gama de pigmentos fosforescentes de colores de día.

Encuentre la gama completa con numerosos colores y tamaños aquí

Conseguir realizar una resina epoxi:

Estos pigmentos son compatibles con la resina epoxi y fáciles de mezclar.

Se añaden unos 50-100 g por litro de resina.

Estos pigmentos son bastante pesados por lo que hay que evitar que caigan al fondo antes de que la resina se endurezca.

Para que se queden suspendidos en la resina hay dos opciones:

– utilizar los pigmentos más finos (1-5 µm o 5-15 µm) ya que son más ligeros.

– elegir una resina de endurecimiento rápido como la resina Resoltech 4000, que realiza el endurecimiento de una capa de 2 cm en 30 min.